Hoy estoy algo cansado, no es tanto un agotamiento físico, sino mental. El físico está claro que también influye.

Pero es pensar en todas esas personas que siguen en los hospitales, atendiendo y siendo atendidas y todo pasa a un 2º segundo plano


Este movimiento ha ido evolucionando y de hecho acabo de darme cuenta de que hoy hace un mes exacto de la primera de las raciones que fue entregada por Francesc en el primero de los hospitales de Barcelona.

Esto ha crecido mucho y seguirá creciendo, hasta que creamos que es el momento, por ahora yo personalmente no acabo de tener claro cuando será. Pero como digo, ha crecido mucho. Sinceramente no llevamos un control muy exhaustivo de las raciones, pero debemos estar alrededor de las 6200 raciones de comida, cena o desayuno, cocinadas y llevadas en forma de mensajes de fuerza, apoyo y reconocimiento.

Una de las consecuencias de que haya crecido tanto se deja ver en el cansancio, como comentaba antes y en que los restaurantes, muchos de ellos, aproximadamente el 80 – 90% son pequeños restaurantes de barrio. Los que siempre están, los que siempre ayudan, pensando exclusivamente con el corazón, ya que si lo hicieran con la cabeza serían conscientes de cual es su situación económica. Pero como todos te dicen, ya habrá tiempo de pensar en eso cuando todo esto pase.

Otra de las consecuencias es que estos pequeños restaurantes de barrio se encuentran con dificultades de abastecimiento de materia prima o de accesorios, como por ejemplo los «tuppers» para poder transportar las raciones hasta su deseado destino en los hospitales. Pero eso no podemos dejar que pase, así que desde hace unas semanas nos hemos puesto a buscar alternativas.

Y os puedo asegurar que el proceso ha sido, como muchos otros en este proyecto, que espero poder ir explicando, ha sido como digo surealista.

Lo 1º que hicimos fue sentarnos a explicar nuestro proyecto buscando la ayuda de los grandes operadores del aprovisionamiento de alimentos. Es decir, de materia prima. Al ser producto para sus propios clientes en la mayoría de los casos, pensamos que era lo lógico. Meterlos en la cadena solidaria. «Tú cliente, aquel al cual hace unas semanas estabas sirviendo los pedidos que te hacía, está metido en una iniciativa solidaria, está ayudando a personas que están ayudando.» No se nos ocurría una mejor forma de fidelización de clientes. Ríete de los programas de fidelización que a todas en algún momento nos han endosado.

La respuesta fue de manual, y en cierto modo la que no esperábamos escuchar. En algunos casos fue » Ya estamos colaborando en otras iniciativas.» «¡Genial!, si supiéramos cuáles son, podríamos colaborar con ellas e incluso llegar a hacer algún tipo de «trueque» de productos».

Otras conversaciones no llegaron ni a serlo, es decir no pasaron del envío de algunos mails, mensajes de whatsapps, llamadas, etc…, NS/NC

El tiempo pasa muy rápido, aunque sigamos las indicaciones que nos mandan los expertos y cumplamos con el confinamiento y pueda parecer lo contrario cuando hablas con alguna de tus amistades. Como decía antes, ya ha pasado un mes.

Después de darle algunas vueltas, teníamos claro que finalmente los que nos iban a sacar de esto y nos iban a poder ayudar iba a ser el sector primario. Mejor dicho, Los pageses. Los cuáles, al igual que el pequeño restaurante de barrio que es el que da sentido a Health Warriors está sufriendo el cierre de sus principales clientes, comedores escolares, hostelería y turismo.

Después de buscar diferentes vías, no nos ha hecho demasiada falta explicar qué somos sino que más bien hemos explicado lo que necesitamos. Es decir lo mismo que haces con tu hermano, amiga del alma, aquella persona que siempre está aunque físicamente no esté. Pero siempre sabes que puedes contar con ella, sin necesidad de dar demasiados detalles ni explicaciones.

Lo 1º que recibimos la semana pasada fueron 30 kilos de alcachofas y 20 de habas (faves) de parte los Pageses de El Prat – que servimos el mismo día a varios de los restaurantes que están colaborando con nosotros. Las servimos directamente del productor para que pudieran llegar lo antes posible a su destino, el personal sanitario que lucha contra el Covid19 en Barcelona.

Esta semana, después de hablar con varias cooperativas y productores nos llegan una extensa variedad de productos frescos, en su mayoría incluso ecológicos y orgánicos que vamos a ir repartiendo entre los diferentes miembros que forman esta GRAN familia, los restaurantes, panaderías, pastelerías, etc…

Si se me permite, y creo que a estas horas y a estas alturas ya se me van a permitir bastantes cosas, a mí personalmente lo que me viene a la cabeza cuando pienso en lo que hemos conseguido y el maravilloso gesto por parte de los productores es que «El pueblo alimenta/apoya al pueblo«. Personas que ayudan a personas. Ya que en nuestro caso, es cierto que no hay una necesidad física de comer, sino que es un gesto de apoyo y de reconocimiento.

Querría, como en la pelis, dejar para el final el tema de los agradecimientos. Y en especial lo querría hacer para las personas que nos han ayudado en la gestión de todo este maravilloso proceso. Que muchas de ellas, están sumidas en ERTE´s, problemas con sus negocios. Viendo y esperando cuando les van a llegar a ellas y a muchos de nosotros las tan deseadas ayudas.

Ahí van los Agradecimientos:

Joan María y todo el fantástico equipo de EcoMenja

Alejandro, Jose y todo el equipo de Ecodaqui

Mark de La Cesta Fresca y fundamentalmente al equipo humano de Danone, especialmente a Neus (espero que la teva Mare estigui bé) y a Isa.

A Oscar Rando a Salva y al equipo de Agricultura pel Territori de El Prat de Llobregat.

Y el resto de productores:

Green, Hortec, Cal Pereto (Lleida), Ecocentral, La Moianesa, Dominis (Granyena), Infosa (Sant Carles de la Ràpita), Celnat (Massanes), Paño Fruits (Alcover).

¡Gracias por ser parte de esta GRAN familia!